Iker

Play Video
Iker at kitchen sink staring out window
Iker's Story
Phoenix,
Arizona

Iker tiene 9 años de edad, cuando crezca quiere ser chef.

Quiere abrir un restaurante y abrirlo a las personas sin hogar. Pero antes de eso, más que nada, él quiere ser niño.

Ser niño es difícil para Iker porque su familia es víctima del hambre.

Iker y sus hermanos, Marilyn de 10 años y José de 11, han vivido con su abuela María desde temprana edad. María no trabaja, así que comprar comida es una lucha constante.

Iker se da cuenta de la batalla. En ocasiones se preocupa por la comida, y dice que cuando le falta una comida, le duele el estómago y no puede concentrarse.

Cuando Iker está en casa, se mantiene ocupado ayudándole a su abuela a cocinar y a limpiar su pequeño apartamento. Hasta en los fines de semana se levanta temprano a ayudar.

Pero también le encanta estar en la escuela, donde su materia favorita es lectura. Así que a diferencia de muchos niños, el verano no es su parte favorita del año. Extraña la escuela, las clases, maestras y sus amigos - pero también sabe que el verano lo deja sin desayuno y comida gratis, los cuales normalmente come en la escuela.

Perder acceso a dos comidas al día puede ser más estrés e incertidumbre para Iker, si no fuera por el Dysart Community Center, un aliado de St. Mary's Food Bank Alliance, un miembro de la red de Feeding America. A solo cuadras de su casa, Iker y sus hermanos van al centro para desayunar y comer todos los días entre semana durante el verano.

Si no fuera por la comida que Iker y sus hermanos consumen en el centro comunitario, probablemente no comerían de manera consistente. Iker, José y Marilyn pueden disfrutar sus veranos sin preocuparse de lo que van a comer día a día. Y eso significa que Iker puede enfocarse en ser niño, mientras sueña en un día ser chef.

Iker tiene 9 años de edad, cuando crezca quiere ser chef. Quiere abrir un restaurante y abrirlo a las personas sin hogar. Pero antes de eso, más que nada, él quiere ser niño.

Share
Tweet